El hecho de vivir en grandes ciudades nos expone a un nivel mayor de contaminación en el aire, lo cual tiene un efecto directo en la salud de vías respiratorias; pero además es altamente nocivo para la piel, dejándola opaca y sin vida.

Entre las principales consecuencias están

  • La deshidratación
  • El envejecimiento cutáneo, provocado por los radicales libres
  • La disminución de la elasticidad por falta de oxígeno
  • Aumento en la cantidad de impurezas que obstruyen los poros y pueden derivar en acné
  • Menor producción de colágeno, provocando la aparición de arrugas
  • Irritaciones, alergias y manchas

 

Como ves, son muchas las secuelas que este fenómeno puede provocar en tu organismo y es por ello que más allá de las precauciones necesarias como dejar el auto en casa para ayudar a disminuir las emisiones de gases y evitar las actividades al aire libre, también debes tener en cuenta la protección de tu piel para que este fenómeno la afecte lo menos posible.

Pon en práctica algunas medidas para contrarrestar estos efectos negativos como lavarte la cara diariamente por la mañana y por la noche (después de desmaquillarte) con agua fría y productos adecuados para tu tipo de piel; aplicar cremas hidratantes y sueros revitalizantes de uso regular para ayudar a prevenir y rellenar las arrugas prematuras.

Lo primero que te recomendamos hacer es acudir a realizarte un facial intensivo para retirar las células muertas y recuperar la vitalidad y salud de tu piel. En Biogénie contamos con varias opciones dependiendo del grado de daño que tu piel presente y tenemos los productos cosméticos que puedes incluir a tu rutina de belleza para ayudarte a prolongar y mantener los resultados.